DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

sábado, 27 de septiembre de 2014

El Opus Dei reúne a 100.00o personas en Madrid con la beatificación de Del Portillo

El Opus Dei reúne a 100.00o personas en Madrid con la beatificación de Del Portillo

El acto religioso en Madrid trae a 40.000 jóvenes de todo el mundo

La ceremonia de beatificación de Álvaro del Portillo, sucesor de José María Escrivá de Balaguer al frente del Opus Dei, congrega hoy en Madrid a miles de personas de todo el mundo, en lo que es una muestra de la fuerza de este movimiento. La organización asegura que participan unos 40.000 jóvenes y que al menos 100.000 personas están en el recinto de 195.000 metros cuadrados habilitado en el barrio madrileño de Valdebebas, donde se sitúa un enorme altar adornado con una serigrafía de Álvaro del Portillo de 24 metros cuadrados. Los ministros de Economía, Luis de Guindos, y del Interior, Jorge Fernández Díaz, asisten hoy a la ceremonia de beatificación.
Desde primera hora de esta mañana han comenzado a llegar algunos de los 1.600 autobuses procedentes de distintas ciudades españolas con familias enteras acompañadas de sus párrocos, así como muchos de los 3.500 jóvenes voluntarios que atienden a los participantes en la celebración.
También se han acercado ya hasta el lugar de la ceremonia numerosos fieles procedentes de 80 países, que han participado en algunos de los actos organizados esta semana con motivo de la beatificación del sacerdote español, sucesor de Escrivá de Balaguer al frente del Opus Dei, y muchos de los cuales han sido alojados en casas de familias madrileñas. Concretamente, un 33% de los asistentes a la ceremonia provendrá de fuera de España. México, con 3.200 asistentes, es el país con mayor representación en esta celebración; seguido de Italia 2.150; de Filipinas 1.750, Portugal 1.700, EE UU 1.520; Chile 1.400, Brasil 1.350, Perú 1.250 y Argentina 1.030.
Los fieles seguidores de Álvaro del Portillo han traído consigo asientos modernos y otros un tanto rudimentarios, elaborados con cartón o plástico. La gente está separada por sectores. En las barandas que dividen cada sector cuelgan banderas de varios países. Jazmín Mendoza es una de los 3.000 mexicanos que, según el Opus Dei, visitan hoy Valdebebas. Mendoza y siete de sus compañeras de la Universidad Panamericana han llegado hasta aquí “movidas por la admiración" que sienten por Del Portillo".
Mendoza y sus acompañantes ahorraron durante meses 65.000 pesos (3.812,20 euros) cada una a través rifas para pagar los billetes de avión y el hotel. “La verdad es que don Álvaro, que es el sucesor de José María, es una persona que siempre me ha inspirado por ser un santo”, explica Mendoza, de 25 años, que antes de llegar a Madrid recorrió los sitios reconocidos por la Iglesia católica como Tierra Santa (Israel). “El mensaje de Del Portillo a que todos seamos santos a través de las cosas pequeñas de las cuales puede salir algo extraordinario es lo que me ha movido a venir hoy a Madrid", agrega Mendoza. Esta joven asegura también que “los profundos lazos del beato con su país se deben a que la madre de don Álvaro, Clementina Diez de Sollla, era mexicana".
La portavoz del comité organizador, Teresa Sádaba, ha destacado que el elevado número de jóvenes que participa "es una gran alegría, sobre todo cuando se trata de una misa" pues "subraya el atractivo de una vida entregada como la de Álvaro del Portillo". Sádaba ha indicado que "muchos de los asistentes no conocieron a Álvaro del Portillo, fallecido en 1994" y que, por tanto, "su presencia expresa el aprecio a su tarea evangelizadora y el deseo de agradecer los frutos de su vida de entrega a los demás".
La mexicana Karina Ramírez cuenta que ha atravesado el océano porque para ella "don Álvaro ha sido una gran persona que ha hecho muchos milagros". Ramírez llegó a Madrid el miércoles en compañía de su amiga Diana Serrano. Las dos regresaran a México el próximo 30 de septiembre.
Al lado de la bandera de Chile ha permanecido de pie el joven José Ignacio, de 15 años, que ha venido desde Santiago no solo para asistir a la beatificación, sino para conocer los alrededores de Madrid y Barcelona. “En total somos 12 personas, cuatro son compañeros míos del colegio, uno es sacerdote y el resto amigos", agrega este joven, que estudia en el interior del instituto Cordillera de las Condes, que pertenece al Opus Dei.
Varias pantallas gigantes han servido para retransmitir la ceremonia. Unas 300 mujeres del Congo de entre los asistentes han recitado durante la ceremonia varios cánticos religiosos leyendo una a una las hojas del cuadernillo regalado por los voluntarios. De pie, el uruguaño Roberto Lezamano, de 63 años, asegura que comenzó a planear este recorrido por Madrid desde enero. Luego del evento católico parte a Roma.
La ceremonia la oficia el prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, Angelo Amato, a quien acompañará el prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, y el obispo emérito de Madrid, Antonio María Rouco Varela. Además, unos 1.200 de sacerdotes imparten los sacramentos del perdón y de la comunión y también celebran más de 150 obispos de todo el mundo y 17 cardenales.
Entre las autoridades españolas, además de los ministros Fernández y De Guindos, también se encuentran el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce; el consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Borja Sarasola; el exalcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano; la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina; el presidente del Parlamento de Navarra, Alberto Catalán; y el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.
También está confirmada la presencia del embajador de Colombia, Fernando Carrillo; de Polonia, Tomasz Arabski; El Salvador, José Atilio Benítez; y de la Misión Diplomática de Palestina, Musa Amer Odeh. Países como Argentina, Australia, Costa de Marfil, Filipinas, Guatemala, Honduras, Irlanda, Kenia, México, Nigeria, Panamá, Uruguay y la República Democrática del Congo han enviado también una representación oficial a esta ceremonia. 

Álvaro del Portillo y su milagro

EP
Álvaro del Portillo nació en Madrid (España) el 11 de marzo de 1914, en una familia cristiana y fue el tercero de ocho hermanos. Estudió en la Universidad y se convirtió en Doctor Ingeniero de Caminos y Doctor en Filosofía y en Derecho Canónico.
En 1935 se incorporó al Opus Dei, fundado por san Josemaría Escrivá de Balaguer el 2 de octubre de 1928 y muy pronto se convirtió en su colaborador más próximo. El 25 de junio de 1944 fue ordenado sacerdote.
El 15 de septiembre de 1975, en el congreso general convocado tras el fallecimiento del fundador, Álvaro del Portillo fue elegido para sucederlo al frente del Opus Dei. El 28 de noviembre de 1982, cuando el beato Juan Pablo II erigió el Opus Dei en prelatura personal, lo designó Prelado de la nueva prelatura y ocho años después, lo nombró obispo.
A lo largo de los años en que estuvo al frente del Opus Dei, Álvaro del Portillo promovió el comienzo de la actividad de la prelatura en 20 nuevos países y estimuló la puesta en marcha de iniciativas sociales y educativas.
Además, fue el primer rector del Colegio Romano de la Santa Cruz de Roma, erigido por el fundador del Opus Dei, y ocupó diversos cargos en el Vaticano convirtiéndose en consultor de 13 organismos de la Santa Sede. Asimismo, participó activamente en los trabajos del Concilio Vaticano II.
Álvaro del Portillo falleció en Roma en la madrugada del 23 de marzo de 1994.
En la beatificación estará presente la familia del niño chileno curado por intercesión de Álvaro del Portillo, que portará las reliquias del futuro beato al altar. El milagro se refiere a la curación instantánea del menor José Ignacio Ureta Wilson que, a los pocos días de nacer, en agosto de 2003, sufrió un paro cardíaco de más de media hora y una hemorragia masiva.
Sus padres rezaron a través de la intercesión de Álvaro del Portillo y, cuando los médicos pensaban que el bebé estaba muerto, sin ningún tratamiento adicional y de modo totalmente inesperado, el corazón del recién nacido comenzó a latir de nuevo, hasta alcanzar el ritmo de 130 pulsaciones por minuto. A pesar de la gravedad del cuadro clínico, diez años después, José Ignacio desarrolla su vida con normalidad.
El Papa Francisco firmó el pasado 5 de julio de 2013 el Decreto de la Congregación de las Causas de los Santos que reconoce este milagro atribuido a la intercesión de Álvaro del Portillo.
 
 http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/09/27/actualidad/1411811773_717139.html
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada