DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

viernes, 3 de julio de 2015

Las niñas secuestradas por Boko Haram, forzadas a luchar y degollar

Algunas de las niñas que han sido rescatadas en mayo tras su...Las niñas secuestradas por Boko Haram, forzadas a luchar y degollar

Las esperanzas de encontrar con vida a las 219 niñas que fueron secuestradas en la aldea de Chibok en el mes de abril de 2014 resurgen, aunque no de la manera que el presidente nigeriano habría deseado. Varias informaciones recogidas por la cadena de noticias BBC han revelado que algunas de las niñas están siendo forzadas a combatir por la lucha de Boko Haram.
Esta militancia, consistiría principalmente en dos funciones: la primera captar nuevos adeptos para combatir en la lucha del grupo islámico y la segunda sería combatir ellas mismas, perpetrando incluso asesinatos forzados.
A pesar de que los testimonios no pueden ser verificados de forma independiente, estas revelaciones pueden apuntar a la autoría de alguna de ellas en los últimos atentados suicidas en el norte del país. Tres mujeres que aseguran haber convivido en los mismos campos que algunas de las chicas de Chibok han asegurado a la BBC que los militantes les han lavado el cerebro y ahora ellas están llevando a cabo los castigos en su nombre. "Les han lavado el cerebro", dice una de ellas.
"Yo he visto como los combatientes de Boko Haram secuestran a hombres cristianos y los obligan a tumbarse en el suelo para que las chicas les corten sus gargantas". Otra mujer liberada, cuyo testimonio recoge BBC, asegura haber visto a algunas de las chicas armadas en los bosques antes de su huida.
"Boko Haram no las escondía de nosotras en ningún momento e incluso se referían a ellas como 'vuestras profesoras de Chibok', ya que se dedicaban a enseñar el Corán a las nuevas cautivas".
Otro testimonio dice que la forma de actuar de las niñas, muchas de ellas convertidas en las esposas de sus secuestradores, las ha llevado a comportarse "incluso peores que ellos" a la hora de llevar a cabo castigos. "Quienes no recitaban bien el Corán eran castigadas por ellas, y también quiénes se oponían a matar a hombres cristianos", aseguran las recién liberadas.
La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) asegura que las chicas secuestradas podrían estar siendo forzadas a combatir defendiendo la ideología extremista del grupo, pese a que antes de su cautiverio profesaban la fe cristiana. "El secuestro y la brutalidad de las mujeres y las jóvenes parece ser parte del modus operandi de Boko Haram", ha admitido Netsanet Belay, directora en África para la investigación y promoción de AI.

Más de 2.000 secuestradas

Centenares de mujeres y niñas fueron liberadas hace unas semanas del yugo de Boko Haram, muchas de ellas estaban embarazadas de sus secuestradores y habían sido obligadas a casarse con ellos.
En sus testimonios, las chicas liberadas relatan la brutalidad y amenazas con las que los militantes se dirigían a ellas para conseguir sus objetivos: "A veces decapitaban a hombres cristianos en frente nuestra diciéndonos que si no nos casábamos con ellos nos pasaría lo mismo a nosotras".
Los embarazos, fruto de violaciones, no son fortuitos. Los integrantes de Boko Haram quieren asegurarse de que las próximas generaciones de nigerianos hereden su ideología extremista, y necesitan mujeres para dar a luz a todos esos bebés. Amnistía Internacional estima que desde el comienzo de 2014, más de dos mil mujeres han sido secuestradas con este propósito.
Desde esa misma fecha, las estimaciones de la organización internacional ascienden a más de 5.500 víctimas civiles a lo largo del país. El grupo tiene como objetivo establecer el Estado Islámico en la región, pero desde el cambio de gobierno en el mes de mayo, el presidente Muhamadu Buhari están aumentando sus esfuerzos para combatir contra el grupo. 

 http://www.elmundo.es/internacional/2015/06/30/55927c7822601d7a2a8b4580.html?cid=MNOT23801&s_kw=las_ninas_secuestradas_por_boko_haram_forzadas_a_luchar_y_degollar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada