DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

viernes, 3 de julio de 2015

La negra contabilidad de las bebidas azucaradas

La negra contabilidad de las bebidas azucaradas

  • El consumo de estas bebidas se asocia a 184.000 muertes al año

  • El exceso de azúcar se vincula a diabetes, cáncer e infartos

Diabetes, sobrepeso, cáncer, infartos... Son los males de nuestros días. Detrás de ellos se ubican múltiples factores genéticos y externos, que potencian su aparición en un mundo cada vez más envejecido. Por ello, cada vez más investigaciones tratan de buscar la causa de estos problemas. Uno de estos estudios vincula ahora el consumo de bebidas azucaradas con 184.000 muertes cada año en todo el mundo.
La ingesta de bebidas azucaradas aumenta la adiposidad y la ganancia de peso a largo plazo. Además, parece que por sí solas incrementan el riesgo de diabetes. Para conocer la carga que este tipo de consumo genera en la sociedad, investigadores de la Escuela de Ciencias y Política de la Nutrición de la Universidad de Tufts y de la Escuela de Salud Pública de Boston (EEUU) y del Imperial College London (Reino Unido) han analizado los datos del consumo mundial de refrescos, zumos azucarados, bebidas energéticas o te helado y azucarado. Además, también se evaluó el Índice de Masa Corporal (IMC) -relación entre peso y altura-, diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer.
En el estudio observacional, publicado en Circulation, se tuvo en cuenta las respuestas de 62 encuestas realizadas a 611.971 personas entre 1980 y 2010 de 51 países, junto con otros datos obtenidos de 187 países.
De esta manera, se constató que en 2010 el consumo global medio en adultos fue de 0,8 bebidas azucaradas, cantidad que varió sustancialmente entre los países, siendo el consumo mayor en América Latina y Caribe y el menor en Asia oriental. Tras analizar, las muertes ocurridas, los investigadores atribuyen al consumo de bebidas azucaradas un total de 184.000 muertes, con un rango que puede oscilar entre 161.000 y 208.000.
Si se agrupan por patologías, 133.000 fallecimientos ocurrirían por diabetes vinculada a estas bebidas, 45.000 a enfermedad cardiovascular y 6.450 al cáncer.
"Muchos países en el mundo tienen un significativo número de muertes que se producen debido a un único factor dietético, las bebidas azucaradas. Debería ser una prioridad global reducir sustancialmente o eliminar estas bebidas de la dieta", explica en un comunicado Darius Mozaffarian, autor senior del estudio y decano de la Escuela Friedman de Ciencias y Políticas de la Nutrición en la Universidad Tufts de Boston (EEUU).
Miguel Ángel Martínez-González, miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn), señala que este grupo es muy potente y que muestra datos que nadie discutiría, como las muertes por infarto, cáncer, etc. "Sin embargo, la relación entre bebidas azucaradas y diabetes o sobrepeso es más discutible, y su impacto también. No obstante, ellos mencionan en su trabajo dos estudios previos que muestran esa relación".

Jóvenes y en países con pocos recursos

A pesar de que las cifras que menciona el trabajo de Mozaffarian pueden ser muy llamativas, Martínez-González recuerda que el tabaco es responsable de seis millones de muertes anuales. "Hay que poner en contexto junto con otros factores de riesgo. Entiendo que más que un elemento por sí solo, lo más importante es tener en cuenta la dieta en conjunto. Y tampoco hay que reducirlo al sedentarismo, como está empeñada la industria de bebidas, ya que aunque tiene su efecto no creo que tenga tanta importancia. Lo que está claro es que lo que ha cambiado radicalmente es el patrón dietético, cada vez consumimos más comida rápida y más bebidas azucaradas porque además están a unos precios bajos, y esto se ve sobre todo en algunos países".
En el estudio se constata la variabilidad entre países y edades. En un extremo se sitúa Japón, donde el impacto de estas bebidas sobre la mortalidad fue menos del 1% en adultos de 65 años o más mientras que supuso un 30% para los adultos mexicanos menores de 45 años. En resumen, el trabajo apunta que el 76% de las muertes vinculadas a este consumo se dieron en países con bajos o medios recursos. "Entre los 20 países con más muertes vinculadas a las bebidas azucaradas, al menos ocho eran de América Latina y Caribe, lo que refleja el elevado consumo en esta parte del mundo", señala Gitanjali Singh, principal autor del estudio.
"Algunos cambios en la dieta de la población, como aumentar las frutas y verduras, puede ser un reto debido a la agricultura, costes, almacenamiento y otras complejidades. Esto no es complicado. No hay beneficios en la salud provenientes de las bebidas azucaradas, y el impacto potencial de reducir el consumo se traduce en decenas de miles de muertes evitadas cada año", afirma Mozaffarian.
En cuanto a la opción que muchas compañías están realizando al fomentar el consumo de bebidas light o sin azúcar, Martínez-González considera que ésta no es una buena opción. "El problema está en que todo es sabor dulce que estimula mucho el paladar. Esto a la larga tiene efectos negativos sobre el patrón nutricional. Lo que debería fomentarse es hidratarse con agua. Usar edulcorantes es un parche".
"El impacto en la salud de estas bebidas en los jóvenes es importante porque una buena parte de la fuerza laboral está formada por los jóvenes, por lo que el impacto económico de las muertes vinculadas a esta ingesta y la discapacidad en este grupo de edad puede ser significativa. Esto también aumenta la preocupación por el futuro. Si estas personas jóvenes continúan consumiendo altas cantidades de estas bebidas como lo hacen ahora, los efectos de ese consumo se acumularán sobre los efectos del envejecimiento, dando lugar a más muertes y discapacidad, de las que se están dando ahora, debidas a las patologías cardiovasculares y diabetes", concluye Singh.
 
 http://www.elmundo.es/salud/2015/06/30/5591034a268e3ede2e8b4574.html
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada