DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

miércoles, 22 de abril de 2015

Siete falsos mitos que se interponen en tu rutina fitness

Foto: Imagen: Nike

Siete falsos mitos que se interponen en tu rutina fitness

Advertencia: tras leer este texto, puede que se vea obligado a cambiar su rutina 'fitness'. Desmontamos las creencias más extendidas sobre cuáles son las claves para perder peso y ganar músculo con la ayuda de tres expertos en la materia

¿Hay que hacer cientos de abdominales para perder la antiestética tripa? ¿Es el spinning el enemigo de unas piernas esbeltas? ¿Solo quemamos grasa transcurridos 30 minutos de ejercicio cardiovascular? Preguntamos a tres expertos cuáles son los mitos fitness más extendidos y cuál es la realidad que tras ellos se esconde.
1. HACER ABDOMINALES BORRARÁ LA TRIPITA
“En realidad, hacer abdominales fortalece dichos músculos, pero no hacen absolutamente nada por quitar la grasa que los recubre. Es totalmente imposible quemarla de forma localizada, así que es mejor optar por un programa de dieta y entrenamiento global que hacer series interminables de abdominales”, explica Isaac Salina, fitness manager del Club Virgin Active de Zaragoza. “Lo que vas a conseguir es que los músculos que hay debajo de la grasa aumenten su fuerza”, finaliza Raúl Escobar, master trainer de Holmes Place Palacio de Hielo.
“Ni el ejercicio físico ni la dieta pueden hacer que perdamos grasa de una zona localizada. Es un proceso global en el que perdemos grasa de todo el cuerpo, no de una zona específica. Los abdominales, como cualquier otro grupo muscular, se trabajan con intensidad, con unas repeticiones y series determinadas, y dejando los días de descanso adecuados. Por norma general, trabajarlos tres veces por semana con ejercicios variados es suficiente para tonificar esta zona. Por otro lado, si no acompañamos el ejercicio de una alimentación adecuada (dieta hipocalórica si lo que queremos es perder peso), no obtendremos resultados. Los abdominales se trabajan en el gimnasio, pero se descubren en la cocina”, matiza Raquel Rodríguez Martín, entrenadora personal y responsable de En Forma con Lady Fitness.

2. EL EJERCICIO CARDIOVASCULAR TE HARÁ PERDER MÚSCULO…
“En realidad, la pérdida de músculo es algo que no se da fácilmente. Necesitas haber vaciado por completo tus reservas de glucógeno hepático y muscular (muchas horas de ayuno o una hora de cardio de alta intensidad). Esto significa que puedes hacer cardio sin miedo a perder músculo, siempre que no te excedas con la cantidad, y la intensidad y tu ingesta de macronutrientes sea la necesaria. De hecho, hacer cardio ayudará a ganar músculo: mejor capilarización muscular, menos resistencia a la insulina, mejor absorción de hidratos de carbono, mayor recuperación entre series... En resumen: ¡haz cardio!”, asegura Isaac Salina.
Imagen: Wildfox
Imagen: Wildfox
3. … PERO SI ENTRENO CON PESAS, ME PONDRÉ COMO LA NOVIA DE HULK
“Esto va dirigido especialmente a aquellas mujeres que piensan que por coger un par de mancuernas se van a despertar al día siguiente con el cuerpo de Schwarzenegger en sus mejores tiempos. Esto no es así: lo que haremos será dar forma y algo de volumen a nuestros músculos, y esto no ocurrirá en ningún caso al mismo nivel que en los hombres, ya que las mujeres poseemos niveles muchos más bajos de testosterona u hormona del crecimiento (15-70 nanogramos por decilitro de sangre frente a los 300-1.000 de los hombres). Conseguir hacer crecer nuestros músculos es un proceso largo que debe combinarse con una dieta adecuada (hipercalórica): se necesita mucho tiempo, no ocurre de la noche a la mañana”, explica Raquel Rodríguez Martín.

4. PARA PERDER PESO, LO MEJOR ES HACER SOLO CARDIO
“Muchas veces, gente muy desentrenada no tiene una buena capacidad de oxidación de las grasas, por lo que grandes cantidades de trabajo cardiovascular pueden ir acompañadas de pérdida de masa muscular, por lo que es interesante acompañar el entrenamiento con un buen trabajo de fuerza para perder peso graso”, dice Raúl Escobar.
“El mejor quemagrasas que existe es el músculo y debemos entrenar para mantenerlo. Si hacemos entrenamiento cardiovascular (correr, bici, spinning) de forma indiscriminada y a la vez llevamos una dieta hipocalórica (baja en calorías), es muy probable que nos llevemos por delante buena parte de nuestra masa muscular. Lo mejor es combinar el entrenamiento cardiovascular con el entrenamiento con pesas. Los entrenamientos por intervalos, tanto cardiovasculares como de fuerza, funcionan muy bien para quemar grasa, aunque suelen ser muy intensos, por lo que debes estar entrenado y preparado”, explica Raquel Rodríguez Martín.

5. EL SPINNING MUSCULA LAS PIERNAS EN EXCESO
"Hacer un trabajo de fuerza-resistencia, como montar en bici, no serviría para aumentar la masa muscular. Si ocurriera, no sería por el entrenamiento, sino por el tipo de alimentación”, asegura Raúl Escobar.
Imagen: Urban Outfitters
Imagen: Urban Outfitters
6. LA CLAVE PARA DEFINIR ES HACER MUCHAS REPETICIONES“La palabra 'definir' equivale a bajar el porcentaje de grasa, y para eso no es importante el número de repeticiones, sino un entrenamiento de un importante gasto calórico acompañado de un buen trabajo de fuerza y, sobre todo, de una correcta alimentación”, explica Raúl Escobar.

7. SUDAR EQUIVALE A QUEMAR GRASA
“La respuesta corta es NO; la larga es DEPENDE. El NO de la respuesta corta se basa en que la sudoración es simplemente un mecanismo de termorregulación de nuestro organismo: cuando se encuentra a una temperatura más elevada de lo ideal la baja y se refresca a través del sudor. Si estás tumbado en la playa al sol en pleno agosto vas a sudar, pero eso no quiere decir que estés quemando grasa. La respuesta larga, la del DEPENDE, quiere decir que habría que ver la razón por la que se produce esa subida de temperatura en el organismo. Quizás es debido a que estamos realizando alguna actividad física y, por lo tanto, sudamos. Pero el sudor en sí no es un indicador de que adelgacemos: en cualquier caso, está formado por agua y electrolitos, nunca por grasa”, asegura Raquel Rodríguez Martín.
Raúl Escobar coincide. “No se debe relacionar la sudoración con la cantidad de calorías gastadas, ya que el transpirar es una respuesta del cuerpo para regular su temperatura. Simplemente pierde líquido, no materia grasa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada