DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

miércoles, 22 de abril de 2015

El libro 'Final de partida' desvela cómo la princesa alemana se enfadó con el Rey emérito al conocer que otras mujeres aparte de ella ocupaban su corazón Corinna no fue la única en la vida de Don Juan Carlos

Foto: Corinna y el Rey en un montaje de 'Vanitatis'Corinna no fue la única en la vida de Don Juan Carlos

El libro 'Final de partida' desvela cómo la princesa alemana se enfadó con el Rey emérito al conocer que otras mujeres aparte de ella ocupaban su corazón

Nunca un libro sobre la Familia Real había aclarado tantas cosas. El pasado martes se puso a la venta Final de partida (Esfera de los Libros), la publicación en la que Ana Romero deshoja los últimos cuatro años de reinado de Don Juan Carlos. Entre todo tipo de afirmaciones que se convierten en increíbles revelaciones, Romero, que confiesa que aún sigue teniendo contacto con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, desvela cómo la amante del Rey desde 2004 ha sido la única en plantar al padre de Felipe VI. Porque aunque de cara a la galería la única mujer de Don Juan Carlos era Doña Sofía, Corinna quería tener la exclusividad de su corazón.
Corinna y Don Juan Carlos se conocieron "en una cacería en La Garganta" (Ciudad Real) en febrero de 2004. En ese momento, aunque la princesa alemana aún no se había divorciado de su segundo marido, ya hacían vidas por separado. Según relata Romero, el Rey se quedó prendado de aquella mujer con rasgos nórdicos y gran destreza tanto para las armas como para las relaciones sociales.
Pronto comenzaron una relación que se ha mantenido en el tiempo. Sin embargo, pese a que muchos podrían pensar que Corinna ocupó el papel de discreta compañera en la sombra de un monarca reinante, parece que la princesa alemana quiso imponerse en el corazón de Don Juan Carlos, aunque eso le costara varios enfados con él.
Tal y como ya publicó Vanitatis el pasado fin de semana tras el adelanto que Ana Romero hizo de su libro, Don Juan Carlos quería divorciarse y "convertir a Corinna en Alteza Real". Un deseo al que ella nunca aspiró. Quería ser la otra, pero la única otra.
Es por ello que, tal y como publica Romero, Corinna rompió su relación con el Rey emérito en dos ocasiones al no tolerar que el monarca, quizá guiado por sus genes Borbón, simultaneara su relación con los amoríos con otras damas.
Celosa de Marta Gayá, Corinna conocía la lealtad y estrecha amistad que durante décadas unió al Rey con la empresaria mallorquina. Sin embargo, no iba a consentir que se interpusiera en su relación; por eso, decidió alejarse de él para que eligiera a una de las dos. Y el Rey optó por la sangre germana.
En el año 2009, Corinna decidió por segunda vez apartarse de la vida del monarca. Tal y como relata Romero, la princesa descubrió una segunda infidelidad de Don Juan Carlos: “Según el entorno de CSW, esta vez fue con una mujer madura especializada en alcoholismo y drogadicciones que de vez en cuando acude a programas de televisión y que fue presentada al Rey por la hija de uno de sus mejores amigos de Barcelona”.

El ascenso social de una alemana de clase media

Corinna y Carlos de Inglaterra (Getty)
Corinna y Carlos de Inglaterra (Getty)
Corinna es una mujer inteligente que, desde que a los 18 años saliera de casa para estudiar en Ginebra, ha sabido dar importancia a las relaciones sociales para prosperar en la vida. Hija de un matrimonio de clase media alemán, Corinna nació en 1965 en Fráncfort.
Tras estudiar Relaciones Internacionales en Ginebra, "se marchó a París con 21 años para trabajar". Tres años después contrajo matrimonio con Philips Adkins, padre de su primera hija y hombre de confianza del Rey en la actualidad. De hecho, estaba en la cacería de Botsuana junto al monarca y Corinna.
En el año 2000, Corinna se convirtió en princesa al contraer matrimonio con Johann Casimir zu Sayn-Wittgenstein. Ella estaba embarazada de "un niño que nació muerto". El acuerdo de divorcio, bien negociado, permite a la aristócrata utilizar el título de princesa y el apellido de la familia de su ex de manera vitalicia. Casimir es padre de su segundo hijo, al que Don Juan Carlos ha tratado mucho, al que "ha enseñado a tirar" y a distinguir animales. De hecho, el niño, nacido en 2002, estaba también en Botsuana cuando el rey se rompió la cadera.
Tras la abdicación de Don Juan Carlos, Corinna se ha convertido en una de las principales asesoras de Charlène de Mónaco. Poco o nada se ha vuelto a saber de su relación con Don Juan Carlos, que sigue quedando con Adkins, primer marido de la princesa. Ahora, el Rey emérito descansa en los viajes a los que le invitan el matrimonio Fanjul. ¿Volverá Corinna a su lado? 
http://www.vanitatis.elconfidencial.com/casas-reales/2015-04-22/corinna-no-fue-la-unica-en-la-vida-de-don-juan-carlos_764217/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada