DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

miércoles, 22 de abril de 2015

Si vas a comer entre horas, este es el picoteo con el que no vas a engordar

Si vas a comer entre horas, este es el picoteo con el que no vas a engordar

Los nutricionistas y las modelos saben cuáles son los 'snacks' con los que calmar el hambre entre comidas sin arruinar sus dietas. Estas son las normas para comer entre horas sin engordar

Lo sabemos: es complicado lanzarnos al gimnasio a las siete de la mañana sin haber desayunado, por mucho que diversos estudios hayan demostrado que este sacrificio puede resultar beneficioso cuando nos subamos a la temida báscula. También somos conscientes de que hay que hacer cinco comidas al día para mantener el metabolismo activo, pero los snacks a los que recurrimos para no tener hambre no son siempre los adecuados. Cuatro nutricionistas nos cuentan sus trucos para saciar el hambre, investigamos las claves para que los snacks no arruinen nuestra dieta y descubrimos el picoteo preferido de 12 famosas, cuyas siluetas te harán creer que es posible comer entre horas sin coger peso. Pincha en la imagen para conocer los snacks en los que confían los cuerpos más deseados del panorama.
Tomar snacks resulta beneficioso para aquellos que estén a dieta. Una investigación demostró que los que picotean a lo largo del día controlan mejor su peso que los que solo hacen tres comidas al día. A la hora de perder peso es importante planear tus snacks antes de salir de casa para no tener hambre y controlar las cantidades y el contenido de estas comidas. Otro estudio demostró que los snacks que se toman por la tarde calman el hambre con tan solo tomar pequeñas cantidades. Convencidos de que picotear no es tan malo como pensamos, preguntamos a cuatro nutricionistas cuáles son sus alimentos preferidos para calmar el hambre
¿Cada cuánto hay que tomar un snack y de qué cantidad ha de ser este?
“En realidad depende de cada uno y de la cantidad de calorías que se ingiera cada día. Si sabes que van a pasar más de cuatro horas entre comida y comida, no es mala idea recurrir a un snack, que no ha de superar las 200 calorías. Es mejor elegir alimentos ricos en proteínas o fibra para evitar que los picos de glucosa se disparen”, explica Joy Bauer, nutricionista del ballet de New York, a The Coveteur. “Buenas opciones son una manzana y una cucharada de mantequilla de cacahuete o zanahorias baby con un poco de hummus. Por la tarde, una buena idea es tomar una naranja y un puñado de almendras o un palito de queso y un plátano”.
Imagen: Instagram Karlie Kloss
Imagen: Instagram Karlie Kloss
“Si tengo hambre a lo largo del día, tomo un yogur desnatado, una gelatina sin azúcar o nueces”, asegura Leticia Carrera, farmacéutica con un máster en nutrición y nutricionista de Felicidad Carrera.
“Recomiendo tortitas de arroz o barritas de cereales, porque aportan fibra y tienen un efecto saciante. Las barritas son muy energéticas y pueden ser de avena, trigo o centeno. Es imporante elegir siempre las que contengan menos azúcares añadidos, miel o grasas, para bajar así sus calorías. Los frutos secos como las almendras son un snack muy nutritivo por su alto contenido en proteínas y grasas saludables. Con un puñado de ocho o diez unidades será suficiente para no disparar las calorías”, cuenta Graciela Moreira, experta en nutrición y cocina de PronoKal Group a Vanitatis.
Álvaro Sánchez, nutricionista de Medicadiet, prefiere optar por la fruta. “Me llevo una manzana y un plátano al trabajo. Me gusta tomar dos piezas de fruta para comer entre horas”. La nutricionista Terica Uriol coincide. “Mis snacks consisten en dos yogures light y fruta”, asegura. 
¿Qué podemos comer si el hambre ataca antes de la cena o antes de irnos a la cama?
Joy Bauer afirma que los vegetales son la mejor opción para calmar el hambre al final del día. Antes de ir a la cama, hay que evitar alimentos que te inviten a no parar de comer, como patatas fritas, cereales o helados. “Si por la noche viendo la tele o en el ordenador me apetece algo dulce, recurro al chocolate negro con más de 70% de cacao, sin frutos secos añadidos. Con un trozo de 20-30g es suficiente. Al no ser dulce, no tengo ganas de tomar más", explica Graciela Moreira. “Si tengo hambre antes de dormir, me tomo un yogur de soja”, afirma el Doctor Pedro Pineda, de Hedonai. “Durante el día no suelo tener hambre entre horas, pero cuando llego a casa por la noche, siempre tengo ganas de comer algo. Tomo un aperitivo de aceitunas/pepinillos/cebollitas y encurtidos variados que me gustan y me sacian bastante. También tomo una copa de vino”, aclara el doctor Pineda.
Imagen: Instagram Anja Rubik
Imagen: Instagram Anja Rubik
Snacks según tu deporte
"Un buen ejemplo de un snack a tomar antes de entrenar sería unas rodajas de piña, dos tortas de arroz y pechuga de pavo. Una alta ingesta de proteínas y grasas retardaría el vaciamiento gástrico, hecho que no nos conviene de cara a la realización del ejercicio posterior", afirma Natalia Honorato, del gabinete de salud de Gabriel G Calderón. Sin embargo, es importante tener en cuenta qué deporte vamos a hacer antes de tomar un snack, porque cada ejercicio exige un tipo de alimento.• Running
Prepara una taza con tres cucharaditas de copos de avena y un poco de agua. Caliéntalo en el microondas durante medio minuto y toma un par de nueces antes de correr.
• Birkram yoga
La hidratación es clave. Bebe agua de coco y toma un yogur griego y unos palitos de pan intregral. Este snack contiene un extra de sodio, potasio e hidratos, una mezcla imprescindible para preparar al cuerpo para afrontar la pérdida de agua que vas a sufrir tras la clase.
• Spinning
Dos galletas integrales con una cucharadita de hummus y media taza de piña o melón.
• Pesas
Para preparar tus músculos, es importante tomar diez gramos de proteínas y 20 gramos de hidratos de carbono. Toma medio sandwich de pavo cocido o un plátano con mantequilla de nuez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada