DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

martes, 4 de octubre de 2016

Cinco pasos para recuperar la pasión sexual

Lifestyle

Cinco pasos para recuperar la pasión sexual

Si gozas de buena salud y tienes una pareja interesante e interesada en ti, no deberías necesitar nada más para mantener una vida sexual sobrada de satisfacciones y placeres, aunque pasen muchos años. Así pensaban los investigadores William Masters y Virginia Johnson, pero ahora no parece que corran buenos tiempos para la pasión en pareja.
¿Fogosos después de cinco, diez, veinte o treinta años de vida en común? Científicos de todo el mundo no dejan de aportar ideas. Desde la Universidad de Chapman (EEUU), el psicólogo David Frederick sugiere que la clave está en aceptarse físicamente y practicar sexo más a menudo, prestando atención a los preliminares e incluyendo algo de variedad en nuestro repertorio de juegos. La psicóloga Tammy Nelson, autora de 'Getting the Sex You Want', aconseja cuidar el contacto físico como demostración de afecto y también de atracción para que la pareja se sienta deseada.
Ya en España, hablamos con el escritor y consultor Rubén Turienzo, que está promocionando estos días su último libro 'El pequeño libro de la motivación'. Según dice, el motor de la pareja es la pasión: "Si lo que haces no te apasiona, no lo acabarás haciendo bien". Insiste en que la pasión es lo que nos hace existir y nos motiva a provocar que algo suceda y a ejecutarlo con destreza. "La verdadera magia está en descubrir aquello que nos cambia, ilusiona y nos impulsa a la acción. Sin ese arranque, todo lo que haces pierde el sentido. Por el contrario, cuando la descubres y sientes, la pasión es irremediable. No habrá quien la tumbe".
Es cierto que la pasión no llega a una relación amorosa por inercia, pero tampoco necesita demasiados artificios ni gestos grandilocuentes. Turienzo aplica en pareja un modelo sencillo basado en cinco pasos que funciona en la motivación de equipos. Trasladándolo a dos personas que se aman, el método se convierte en ese chispazo que vuelve a encender la llama del deseo y devuelve una sonrisa a nuestros labios... para que alguien los bese con pasión:
  1. Tendrás que despertar curiosidad, expectativa y deseo. Crea un juego que lleve a recordar aquello que le gustaba al otro. Dosifica la información de manera pícara, buscando la complicidad de tu pareja y la diversión de los dos.
  2. En segundo lugar, usa la creatividad participativa. Haz las cosas de un modo distinto a lo esperado o habitual. Dicho de otro modo, crea escenarios conjuntos de inspiración, seducción y juego. A todo el mundo le gusta una buena comida, pero si cada día se realiza a la misma hora, de la misma manera y con los mismos ingredientes, incluso el plato más suculento deja de tener aliciente. Una vez que has iniciado el juego, verás cómo del buen sexo surge mayor creatividad, innovación y la chispa que provoca que la relación rezume esplendor.
  3. Apóyate en el logro. Lo conseguirás si compartís y repetís aquellos momentos o movimientos que en otras ocasiones os han llevado al placer máximo.
  4. Provoca que suceda y no esperes el momento perfecto. A veces, buscando la ocasión adecuada dejamos pasar muy buenas oportunidades de vivir ratos de pasión y placenteros. Elimina distorsiones innecesarias y otorga más tiempo al disfrute.
  5. Muestra tu alegría y el entusiasmo que te produce el hecho de disfrutar de juegos íntimos. Piensa que la energía positiva es contagiosa y que cualquier manifestación de satisfacción le encenderá aún más sexualmente. En la fuerza que destila una persona es fácil encontrar secretos e inspiración para uno mismo.
  6. Turienzo resume el método en una frase: "Es bueno querer mucho, pero es imprescindible querer mejor". Por eso cree que la pareja necesita ser y estar motivada constantemente. Es lo que impulsa a la acción. Sin motivación, llegan la apatía y la inacción. Y después de esto, la ruptura completa, o al menos emocional".
  7. Aparte de salvar la relación, una vida sexual plena y apasionada nos ayuda a tener mejor presión arterial, a prevenir las arrugas y enfermedades cardiacas, elimina el estrés y refuerza nuestro optimismo. "Siendo esto así -concluye-, cómo no va a ayudar a que estemos permanentemente motivados en el plano emocional y en los demás contextos de nuestra vida".
 http://www.elmundo.es/yodona/lifestyle/2016/10/04/57f2472746163f52768b457e.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada