DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

domingo, 30 de octubre de 2016

Arrestan a un mulá en Kabul por vender niñas por 2.700 euros

Arrestan a un mulá en Kabul por vender niñas por 2.700 euros

El Ministerio del Interior afgano ha anunciado el arresto de un mulá en Kabul acusado de haber secuestrado a dos niñas. Las jóvenes desaparecieron hace varias semanas en la capital de Afganistán y el secuestrador las raptó con la intención de venderlas como esposas por 200.000 afganis, unos 2.785 euros, cada una de ellas.
Las familias de las menores desaparecidas, que ya están de vuelta en sus casas tras el calvario, informaron a TOLONews -el canal 24 horas del país- que durante el tiempo en que estuvieron en cautiverio el detenido, conocido como mulá Gulbuddin, no abusó sexualmente de ellas y se dedicó a "impartirles clases de religión y de El Corán".
Fuentes policiales informaron de que el mulá arrestado también confesó haber secuestrado el año pasado a otras cinco niñas para venderlas en la provincia de Baghlan, al norte del país, donde Gulbuddin acabó casándose "con dos de las menores y vendió a las otras tres a varios familiares suyos que también se casaron con ellas".
Las identidades de las cinco menores desaparecidas no han sido hechas públicas. Además, las fuerzas de seguridad afganas no han informado de si tienen intención de rescatar a las niñas, o de si el mulá informó de su paradero actual.

La huella del matrimonio infantil

"Más de la mitad de las niñas en Afganistán se casan antes de los 19 años. De éstas, un 40% lo hace entre los 10 y 13 años, un 32% a los 14 años y un 27% a los 15", señala un informe reciente realizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés).
A pesar de que el Código Civil afgano establece los 16 años como edad mínima para que una mujer pueda contraer matrimonio, también estipula diversas "circunstancias atenuantes", como el consentimiento del padre de las menores, que permite que los matrimonios pueden celebrarse con niñas de 15 años.
Algunas de estas funestas prácticas incluyen "los matrimonios por dinero, los compromisos matrimoniales entre familias para niñas y niños antes de que nazcan u ofrecer a niñas como recompensa", el conocido como Baad, "para resolver disputas entre individuos o familias", según informó la ONG Niñas No Novias.
El representante de UNFPA en el país, Bannet Ndyanabangi, explicó que "los matrimonios con menores perpetúan el ciclo de pobreza y desigualdades de género que sufren las mujeres afganas". Por ello, Ndyanabangi pidió al gobierno de Kabul "más implicación y medidas para acabar con esta lacra", según fuentes de la ONU.
El Ministerio de Asuntos para la Mujer afgano anunció hace meses que desarrolla un plan en conjunción con UNFPA para "acabar con los matrimonios infantiles en el país". Un plan que, para diversas organizaciones como la Comisión Independiente para los Derechos Humanos en Afganistán (AIHRC), llega muy tarde a pesar de que es muy necesario.
De hecho, en 2014 y como país miembro de la Asociación Regional para la Cooperación en Asia, Afganistán firmó los acuerdos de Katmandú, que estipulan una serie de medidas para luchar y acabar con el problema endémico del matrimonio infantil en Asia. Sin embargo, desde entonces la Administración del presidente afgano, Ashraf Ghani, ha hecho muy poco para acabar con este tipo de prácticas. Por ello, la AIHRC ha denunciado que en los últimos meses se está produciendo un incremento de los casos de matrimonios forzosos y con menores de edad debido a "la pobreza, las tradiciones maliciosas e ilegales, la inseguridad y la cultura de la impunidad".
Por su parte, el viceministro de Economía, Mohammad Ismail Rahimi, admitió en declaraciones a la Asociación Revolucionaria de Mujeres en Afganistán (RAWA, por sus siglas en inglés), la cual lleva décadas luchando por la igualdad de géneros en el país, que "muchas niñas afganas todavía son forzadas para casarse en vez de recibir una educación formal".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada