DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

domingo, 20 de septiembre de 2015

Fernando Trueba: 'Nunca me he sentido español'

Fernando Trueba: 'Nunca me he sentido español'

"Nunca me he sentido español. Ni cinco minutos de mi vida". Con estas palabras en su discurso de aceptación del Premio Nacional de Cinematografía Fernando Trueba desató la polémica en las redes sociales. Los internautas recibieron su declaración con poca compasión, principalmente porque segundos antes había comentado: "Azcona dijo que los premios deberían ser secretos y tener dotación económica. Éste, felizmente, cumple la segunda condición. El dinero me va a venir muy bien".
La hoguera en las redes se alimentaba, principalmente, de la eterna polémica sobre las subvenciones al cine español. En los últimos 25 años, las películas de Fernando Trueba han recibido del Estado más de cuatro millones de euros en concepto de subvenciones a la amortización. Las más beneficiadas han sido El baile de la victoria (2009), con 848.383 euros, y El embrujo de Shanghai (2002), con 810.820,37 euros. Su última película, El artista y la modelo, obtuvo 721.646,37 euros, mientras que Chico y Rita, la producción de animación realizada junto a Javier Mariscal que le valió una candidatura a los Oscar, recibió 682.124 euros. Películas más exitosas en taquilla, como La niña de tus ojos (1998) y Belle Époque (Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1993) consiguieron una asignación de 300.000 euros cada una, mientras que Two much (1995) alcanzó 400.674,73 euros. Los documentales musicales El milagro de Candeal (2004) y Calle 54 (2000) obtuvieron, finalmente, 385.566 y 395.541,47 euros, según datos publicados en el Boletín Oficial del Estado.
Las películas de Trueba se han beneficiado así del sistema de subvenciones español, pero ni en mayor ni en menor medida que cualquier otro director patrio. Estas ayudas a la amortización de películas se entregan siguiendo criterios objetivos (como la recaudación en taquilla) y no de discrecionalidad, mediante una baremación en la que se especifica que las películas no pueden recibir más del 50% de la inversión del productor.
La ausencia de sentimiento patriótico del cineasta madrileño fue la anécdota de un premio que agradeció... A su manera. "Gracias a quien corresponda y a quien no corresponda. No creo que lo merezca y no lo digo por modestia porque tengo un ego como una casa", dijo. Trueba siguió su discurso en esa línea: "Debo confesar que, culturalmente, Cervantes me gusta, pero no más que James o Balzac. Me gusta Velázquez, pero también Rembrandt. La música que me gusta es el jazz. Debo estar equivocado. Tengo conflictos con la palabra nacional".
n presencia del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, el premiado terminó su discurso dirigiéndose a "políticos, gobiernos y partidos" para pedir "libertad y protección". Y siguió: "Muchos ven cómo el Estado se dedica a controlarte, vigilarte, en lugar de defenderte. En España hemos vivido mucho de la cultura del grifo. Sueño con televisiones públicas, organismos independientes y cosas al servicio de los ciudadanos. Y pido que no sea a cambio de nada, simplemente porque pagamos nuestros impuestos".
En un encuentro con los periodistas posterior al acto, Méndez de Vigo se refirió al sistema español de subvenciones al cine -el cual es una imposición de la Unión Europea a los ministerios de Cultura de los países miembros- indicando que la dinámica del Gobierno es la de "sustituir el viejo sistema de amortización", que consistía "en que te pagaban al final y de acuerdo a las entradas que se vendían, por otro que acompañará a la financiación del cine durante toda la vida de la película". Un sistema que, según aseguró, deja "muy satisfecho" al sector audiovisual español y que se manifiesta en hechos como el aumento de rodajes extranjeros en nuestro país. "No es una casualidad que Juego de tronos se esté rodando en España", sentenció.

 http://www.elmundo.es/cultura/2015/09/19/55fd5984ca47417c128b4578.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada