DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

miércoles, 23 de noviembre de 2016

«Las prótesis personalizadas son menos agresivas y la recuperación es más rápida»

Dr. Ricardo Cuéllar / Traumatólogo de Policlínica Gipuzkoa - Grupo Quirónsalud«Las prótesis personalizadas son menos agresivas y la recuperación es más rápida»
Dr. Ricardo Cuéllar / Traumatólogo de Policlínica Gipuzkoa - Grupo Quirónsalud
1-¿Qué supone para la traumatología el uso de prótesis personalizadas?
-Constituye uno de los grandes avances de los últimos años. Actuar a la medida de las patologías o lesiones de los pacientes permite ofrecer mejores resultados. Eso sí, es fundamental un buen diagnóstico para adaptarnos con exactitud a la situación de cada individuo.
2-¿Cómo son exactamente las prótesis personalizadas?
-Son dispositivos que se realizan a partir de modelos de hueso en tres dimensiones. A través de las imágenes que obtenemos de la resonancia magnética, fabricamos unas guías a la medida exacta del paciente que permiten colocar la prótesis con gran precisión, hasta el punto de que se adaptan como un guante.
3-¿Qué tipo de prótesis son las más usadas en esta técnica y para qué tipo de problemas suelen emplearse?
-Las prótesis personalizadas más habituales son las de hombro y rodilla. Digamos que son la solución perfecta para los pacientes que padecen artrosis, una enfermedad articular con una incidencia en nuestra población que va en aumento con la edad. De hecho, se estima que alrededor del 80 por ciento de las personas mayores de 60 años tienen algún tipo de problema de desgaste o erosión del cartílago que recubre la articulación.
4-¿Qué ventajas ofrecen para el paciente estos dispositivos?
-Al ser una prótesis personalizada la precisión quirúrgica es mucho mayor, por lo que la agresión y el sangrado es menor y la eficacia mucho mayor. Además, la hospitalización es menor, y la recuperación mucho más cómoda y rápida. En aquellos casos en que existen defectos óseos, nos permite calcular su importancia y programar adecuadamente su reconstrucción.
5-¿Puede llegar a tener algún inconveniente para el paciente? ¿En algunos casos no está aconsejado?
-En sí mismos no presentan ningún inconveniente para los pacientes. Los riesgos son los propios de cualquier tipo de prótesis. Más que desaconsejado deberíamos decir no adecuado. En este sentido, no lo empleamos en los casos en los que ya se haya implantado una prótesis y se ha de cambiar por algún motivo.
6-Entonces, ¿cualquier persona podría ponerse una prótesis personalizada?
-Es necesario un buen diagnóstico y ver en qué situación se encuentra ese desgaste. Pero en principio todo aquel que sufra de artrosis podría solucionar este problema de una manera relativamente sencilla con las prótesis personalizadas.
7-¿Cuántas personas pueden beneficiarse de esta novedosa técnica en nuestro país?
-Se calcula que alrededor de siete millones de personas padecen artrosis, por lo que podría dar solución a muchas de esos pacientes que se ven impedidas por ese desgaste que causa mucha incomodidad y dolor. Es una solución relativamente sencilla para un problema complejo.
8-¿Es posible extender estas prótesis personalizadas más allá del hombro y la rodilla?
-Es donde primero se han empezado a aplicar, pero no hay duda de que se extenderá a otras áreas y patologías. La cadera y el tobillo pueden ser la siguientes zonas donde se trabaje las prótesis personalizadas. Sus buenísimos resultados invitan a su expansión y la demanda por parte de los pacientes es cada vez mayor.
9-¿Esta técnica es el futuro ya presente de la traumatología quirúrgica?
-Totalmente, son una realidad muy positiva. Con ellas hemos llegado a un elevado nivel de eficiencia y precisión quirúrgica, y a dar soluciones satisfactorias y cómodas a nuestros pacientes. Con las prótesis personalizadas la traumatología quirúrgica ha dado un gran paso.
10-¿Hacia dónde avanza la innovación tecnológica en el terreno de la traumatología?
-Actualmente se está trabajando en la regeneración, por ejemplo, de esa articulación que se degenera por culpa de la artrosis. El futuro de la traumatología pasa por conseguir que ese daño, si se produce, se pueda curar sin elementos externos como una prótesis, sino ayudando a que el propio cuerpo regenere ese desgaste. Suena utópico, pero algún día hablaremos de ello como una realidad. El reto es atractivo y la investigación en las denominadas «prótesis biológicas» ya es un hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada