DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

domingo, 14 de junio de 2015

Las fotos que no hemos visto de Preysler y Vargas Llosa

Vargas Llosa durante una conferenciaLas fotos que no hemos visto de Preysler y Vargas Llosa


Este año, la lluvia dio tregua a la fiesta que EL MUNDO dedica a las Letras durante la Feria del Libro. La tormenta casi bíblica vendría un día después, (en sentido literal y en el otro). Una furia caída del cielo que obligó a Kike Sarasola a retrasar la inauguración de la terraza del hotel Oscar para la semana que viene. Algunos amigos acompañaron a Sarasola y al director general de Room Mate hoteles en una especie de fiesta previa, pero lo mejor está por venir.
Tormenta de alto impacto la que se produjo en Palma de Mallorca al conocer que el Rey despojaba a la infanta Cristina del título de duquesa de Palma que le había concedido su padre. La noticia coincidía con las intenciones del próximo gobierno de izquierdas, de abrir los jardines del palacio de Marivent para el pueblo llano, siempre que no esté la Familia dentro, algo que, desde hace años, convierte su ausencia en algo habitual, mientras los gastos de mantenimiento de la mansión sigue siendo de 1.200.000 euros al año.
PUBLICIDAD
Marivent en realidad, fue una donación de la familia Saridakis al pueblo de Mallorca para que lo disfrutara como museo. Después de años de pleitos y reclamaciones, hubo un acuerdo bastante forzado para que convertir el palacio en residencia real de vacaciones. De interés nacional, argumentaron las autoridades para convencer a los herederos del coleccionista griego, enamorado de Mallorca.
Si los reyes siguen practicando unas vacaciones cada vez más menguantes, podría ocurrir que todo Marivent acabe como el museo al que estaba destinado.

Inauguración con clase

En otra inauguración, la de la nueva tienda de Suárez en El Corte Inglés de las Avenidas, en Palma , se hablaba de Marivent con cierta inquietud, por el tinte algo bolchevique de "expropiar" sus jardines, pero con satisfacción porque la infanta Cristina deje ya de usar y abusar del título de duquesa de Palma de Mallorca. Por el tono de las críticas, cualquier día la declaran persona non grata.
Los Suárez abren esta tienda en Palma, dentro de su plan de expansión firmado con El Corte Inglés. Diseño elegante, colores neutros, mucha luz ,sin tabiques, todo expuesto de forma abierta.
Y como Suárez ha tenido durante años a Isabel Preysler como embajadora de la casa, era obligado hablar de su posible romance con Vargas Llosa. "Mario está separado de su mujer desde hace años y el comunicado que ha emitido Patricia, es una pataleta absurda de esposa despechada".
Por cierto la foto de '¡Hola!', con la pareja saliendo de un restaurante, es la que aprobó Isabel Preysler, aseguran fuentes cercanas a los autores de las imágenes. Hay muchas más, de perfil, de frente... pero Isabel no quiso estrenar posible romance por las bravas.
Y en otra isla, Ibiza, cerró etapa la 44 edición de la Moda Adlib. Vicente Roig, el consejero que resucitó la histórica pasarela hace cinco años, deja su puesto al perder el Partido Popular las elecciones.
Pero quien venga debería conservar a quien se ha volcado por mantener no sólo una fachada, sino a toda una industria totalmente local, talleres, mano de obra o puesta en escena.
Y este año una novedad importante. Desfiló una modelo gordita, Lorena Jiménez, la top de tallas grandes más solicitada. Una iniciativa que deberían imitar en otras pasarelas.

La gran fiesta de las letras

La fiesta, organizada por EL MUNDO y La Esfera de los Libros con la colaboración de Damm y la Fundación Banco Santander, contó con una biblioteca de la Colección Obra Fundamental de esta fundación. A la salida, tras las copas de Marqués de Cáceres y los combinados de Pernod Ricard, los asistentes fueron obsequiados con uno de esos libros que rescata obras o autores olvidados del pasado siglo.
La terraza del Casino de Madrid fue el lugar de encuentro y acogida para los invitados: escritores, editores, agentes literarios, amigos del libro en general, que se mostraron asombrados al tener tan a mano las impresionantes esculturas modernistas de principios del siglo XX, un marco incomparable, como recordó César Antonio Molina, hoy director de la Casa del Libro y ex ministro de Cultura.
En este escenario, tan próximo a la Puerta del Sol, se presentó al nuevo director del periódico. Tras una introducción de Rubén Amón, David Jiménez, un gran contador de historias, señaló que EL MUNDO será el hogar de aquellos que quieran dedicar su vida a escribir, a contar lo que sucede a nuestro alrededor; y anunció que «la cultura va a tener un papel muy importante en esta nueva etapa periodística». Esta apuesta la hizo ante la mirada de José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura, y Teresa Lizaranzu, directora general del Libro, y en presencia de Javier Cabrerizo, director general de Unidad Editorial, y Aurelio Fernández, director general de publicaciones.
La inauguración de la terraza de Kike Sarasola tuvo que ser pospuesta por las lluvias torrenciales
Paloma Segrelles, que fue presidenta del Club Siglo XXI, y su hija, elogiaron la naturalidad del nuevo director, y lo comentaron con Raúl del Pozo, el más madrugador, al que paulatinamente le fueron acompañando los columnistas Manuel Hidalgo, Luis Antonio de Villena, Jorge Bustos, Carmen Rigalt (muy comentada su última columna), Lucía Méndez, Santiago González y Arcadi Espada, quien charlaba con Blanca Berasategui, mientras que Ymelda Navajo, directora de la Esfera de los Libros, comprobaba la expectación que provocó Hervé Falciani, el informático que ha publicado 'La caja fuerte de los evasores', esa lista de más de cien mil defraudadores, todo un desafío, que lo convirtieron en el más admirado y temido de la fiesta.
En la terraza del Casino de Madrid también estaban Javier Gomá, uno de nuestros grandes intelectuales y director de la Fundación March; el economista Manuel Conthe, que acaba de publicar Pensar con arte; el jurista Manuel Núñez Encabo y el magistrado y editor Andrés Sánchez Magro. La más feliz entre mil era Dolores Redondo, cuya Trilogía del Baztán le llevará este verano a Australia, donde hablará de mitología vasco-navarra.
Los dos primeros autores en aparecer fueron Jesús Pardo y Manuel Gutiérrez Aragón, ahora académico de la lengua que ha dejado el cine por los libros. Entre los más rezagados, quizás José Ovejero y Marta Rivera de la Cruz, premio Alfaguara y Planeta, respectivamente. Entre ambos fueron llegando a la fiesta y colocándose en grupos que se hacían y deshacían al ritmo de los encuentros: Jesús Ferrero, Carlos del Amor, Irene Gracia, Alberto Olmos, Nicolás y Martín Casariego, Helena Cosano, Javier Expósito, Guillermo Roz, María Irazusta, Javier de Juan, Eduardo Mendicutti, Ernesto Pérez Zúñiga, Mercedes Monmany, Lara Moreno, Carmen Gallardo, Diego Doncel, Ana Romero, Julián Ruiz, Carlos Toro, Aparicio Belmonte, Viviana Fernández, Daniel Torres, María Zaragoza, Luisgé Martín, Aixa de la Cruz, Eugenia Rico, Elena Medel, Cristina Higueras y Fernando Sánchez Dragó, quien fue secuestrado por Lourdes Fernández Ventura.
El novelista Antonio Gómez Rufo, que anda metido en asuntos teatrales, se tuvo que retirar pronto al ser autor, director y productor de una obra en cartel. El mundo del teatro es difícil, y el IVA del 21 por ciento lo deja en los huesos. Lo sabe bien Lasalle. Y lo explicó Ignacio Amestoy, pero se mostró optimista. «El futuro del teatro está en internet», dijo, ante la mirada atenta de Esther Pastor y Raquel Schumann, actrices y autoras principiantes, de microteatro para empezar. A Blanca Marsillach no le pasó desapercibida esta idea. Ni a Esperanza d'Ors.
Entre los editores y personas del mundo del libro que disfrutaron de la fiesta se pudo ver a Carlos Creuheras, Ana Gavín, Laura Franch, Daniel Gascón, Blanca Navarro, Miguel Munárriz, Fernando Contreras, Alba Fité, Ángel Fermoselle, Palmira Márquez, Carmen Fernández de Blas, David Villanueva, Philippine González, Miguel Ángel Matallanes y Cecilia Frías,
 
 
 http://www.elmundo.es/loc/2015/06/13/557b49e6268e3ecf638b459b.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada