DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

domingo, 14 de junio de 2015

El triángulo Mario Vargas Llosa, Patricia Llosa e Isabel Preysler: se avecina un polémico divorcio

De izq. a dcha.: Gonzalo Vargas Llosa (hijo), Patricia Llosa Urquidi...El triángulo Mario Vargas Llosa, Patricia Llosa e Isabel Preysler: se avecina un polémico divorcio

  • Un tsunami ha sacudido a una de las parejas más estables de la literatura universal

  • Mario Vargas Llosa sale, ha confirmado LOC, con Isabel Preysler

  • El propio escritor ha confirmado la separación, obligado por las circunstancias

  • Isabel no tiene relaciones con hombres casados. Pero Vargas Llosa aún lo está


Tras la de la recogida del Nobel, puede que esta haya sido la semana más convulsa del clan Vargas Llosa. No sólo se ha publicado que el escritor mantiene una estrecha relación con Isabel Preysler, sino que, además, se está separando de su mujer, Patricia Llosa. Conmoción en la sociedad peruana, corrillos en los círculos literarios y terremoto en el papel 'couché' cuyo siguiente capítulo, avisan, será el de una mediática y dura batalla judicial. Así se orquestó el anuncio de la (sorprendente) pareja del verano.
Viene una larga batalla judicial y mediática para repartir el gran patrimonio que la pareja ha ido acumulando en sus 50 años de matrimonio

Domingo, 7 de junio. Mario Vargas Llosa (79) e Isabel Presyler (64) disfrutan de un agradable almuerzo en el restaurante 99 Sushi Bar, situado en el madrileño Hotel Eurobuilding. Un local que suele frecuentar la 'socialité' filipina. De hecho, sólo unos días antes, el martes 2 de junio, se dejó ver por allí junto a algunas amigas, entre las que se encontraba Carmen Martínez-Bordiú. Ese mismo día, el escritor recogía el Doctorado Honoris Causa en la Universidad de Princeton (Nueva Jersey) acompañado de toda su familia. Durante el encuentro dominical, la pareja no ocupo ningún reservado, como se ha estado apuntando estos días, ni se escondió de curiosas miradas. Porque, como aseguran fuentes cercanas a Preysler, "a ella no le gusta esconderse y, si lo hiciera, hay sitios en la capital donde pasar desapercibidos".
Al terminar la comida, la pareja salió del restaurante cogida del brazo. Un fotógrafo (uno) que se escondía a la salida del local, captó la imagen que ha provocado un tsunami informativo. Fue publicada tres días después en la portada de la revista '¡Hola!', cabecera oficial de Preysler, cuya relación comercial surgida hace décadas ha devenido en una relación familiar entre ambas partes. Tanto es así que no hay ninguna información publicada de la 'celebrity' que no tenga su visto bueno y su confirmación. LOC se ha puesto en contacto con varias agencias fotográficas para dar con el autor de tan inocente y programada foto, ya que no aparece firmada por ningún profesional. Al parecer, habría sido tomada por uno de los fotógrafos en plantilla de la revista, pero, cuentan, no fue Preyler quien les avisó.

Separados

Miércoles, 10 de junio. Las revistas del corazón salen a los kioscos y la noticia ve la luz. España entera averigua que Isabel Preysler, viuda de Miguel Boyer desde hace casi nueve meses, y Mario Vargas Llosa (casado, que se supiera) "mantienen una amistad que las circunstancias de sus vidas han hecho que se afianzará últimamente", una elegante forma de decirlo todo sin decir nada.
Él ya ha hecho el primer movimiento societario:convertirse en administrador único de su fundación, creada en 2003
Pero atención, lo más relevante se podía leer en uno de los subtítulos: "Vargas Llosa está actualmente separado de su mujer, Patricia Llosa, con la que mantiene una relación muy cordial", revelaba también la revista. No sólo los lectores se enteraban de esta emergente relación a través de esas fotos, sino también una de las afectadas, la hasta ese día y a ojos de la luz pública, esposa de Vargas Llosa, Patricia Llosa (70), que recibió la noticia como un jarro de agua fría.
No es el primer encuentro público de la ex de Julio Iglesias y "el escribidor". A finales de mayo estuvieron juntos en Londres, en la cena benéfica anual que organiza una de las organizaciones solidarias del príncipe Carlos de Inglaterra y en la que, desde hace años, colabora generosamente la azulejera castellonense Porcelanosa, de la que es imagen Isabel Preysler.
Según ha podido saber LOC, viajaron juntos hasta la capital británica, aunque separados del resto de los invitados españoles. Sí se hospedaron, en cambio, todos en el mismo hotel, el Ritz. Eso sí, Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa durmieron, aseguran, en habitaciones separadas.
Como era de esperar, y volviendo al miércoles, el bombazo informativo corrió como la pólvora y en cuestión de horas hasta en Perú, país natal del Nobel, se hacían eco de la revelación, aunque no tanto del nuevo romance en sí, como de la separación de Vargas Llosa y su esposa y prima, con quien se casó en 1965, y con quien tiene tres hijos, Álvaro (1966), Gonzalo (1967) y Ximena Morgana (1974).
La viuda de Miguel Boyer está muy ilusionada con esta nueva relación
Las fotos y la nueva amistad de su marido (no es la única que le han atribuido en su medio siglo de matrimonio) cogieron desprevenida a Patricia y rodeada de gente. Ante el estupor de lo que estaba sucediendo y la insistencia de los medios de comunicación de este y el otro lado del Atlántico por conocer su reacción, fue su hija, Ximena Morgana (41), fotógrafa de profesión y actualmente afincada en Perú, la que decidió zanjar la situación con un comunicado enviado a primera hora de la tarde en nombre de su madre: "Mis hijos y yo estamos sorprendidos y muy apenados por las fotos que han aparecido hoy en una revista del corazón. Hace apenas unas semanas estuvimos con toda la familia en Nueva York, celebrando nuestros 50 años de casados y la entrega del doctorado de la Universidad de Princeton. Les rogamos respetar nuestra privacidad". Algunos medios han llegado a publicar que Patricia se enteraba de su propia separación a través de la prensa. Sin embargo, y según explican diversas fuentes a LOC, lo que no se esperaba era ver unas fotos de su marido con otra mujer.
Esas mismas voces apuntan que la reunión familiar de hace unos días en Nueva York era para celebrar el doctorado del autor de La fiesta del chivo, aunque no las bodas de oro de la pareja. Sin embargo, Susana Abad, esposa de Álvaro Vargas Llosa (primer hijo del matrimonio) colgó en su Twitter dos fotos del clan al completo junto a la frase "Feliz 50 aniversario, Mario y Patricia!!!".

Ella, ilusionada

Lejos de calmar el revuelo, el comunicado lo avivó aún más. Preysler enmudece, no coge el teléfono ni a sus más allegados. "La señora no está en casa", "la señora no se encuentra" son las respuestas de villa Preysler.
'Han salido un par de veces. Se están conociendo sentimentalmente', confirma ra a LOC el entorno de Isabel
Jueves 11 de junio. Los reporteros y paparazzi de medio país persiguen también a Vargas Llosa. El reportero del programa 'Sálvame' (Telecinco) consigue en exclusiva las primeras declaraciones del escritor: "Lo único que le confirmo es que estoy separado, no tengo más declaraciones que hacer. Que respeten la vida privada". Tan sorprendentes fueron las palabras del Nobel como verle dando explicaciones sobre su faceta personal. Quienes le conocen apuntan a que nunca habría accedido de manera voluntaria a hacer visible su relación de ese modo. Y que, quizás, la publicación de la foto le ha obligado a confirmar su separación, desacreditando públicamente a su mujer y dejando a su familia totalmente "devastada".
Mientras, desde el madrileño domicilio del matrimonio Vargas Llosa, Fiorella Battistini, asistente personal del Nobel, asegura a LOC que "nadie va a hablar más al respecto. Entiendo el trabajo de los periodistas, pero no hay nada más que decir", al tiempo que nos remite al comunicado enviado por la hija, Morgana.
Por la tarde, el entorno de la ex mujer de Julio Iglesias, menos afligido que el de Patricia, confirma que la nueva pareja (del verano) "ha salido un par de veces. Se están conociendo, sentimentalmente". No quieren, eso sí, entrar a valorar la actitud de Patricia Llosa, tercera en discordia, aunque sí se atreven a asegurar que "Isabel no saldría jamás con un hombre casado. Ambos son libres y lo que tenga que pasar entre ellos, el tiempo lo dirá porque a partir de ahora no se van a ocultar".

Divorcio

No lo harán. Y eso que se avecina un polémico y mediático divorcio, a tenor de lo turbio y confuso que ha sido el anuncio de la situación del matrimonio del Nobel y su nueva "estrecha amistad". Además, hay un gran patrimonio para repartir.
La prestigiosa agente literaria Carmen Balcells era hasta hace unos años la que manejaba todos los contratos literarios del escritor peruano. Debido a su estado de salud, es Patricia Llosa la que lleva el control absoluto de las finanzas de su marido. Los Vargas Llosa no sólo han ido adquiriendo prestigio literario y cultural sino que también han amasado una gran fortuna a lo largo de su carrera profesional. Tienen viviendas en las mejores zonas de Londres, Nueva York, Lima y Madrid. En la capital, aseguran fuentes cercanas a la familia, el escritor atesora varios inmuebles en el barrio de las Letras.
El entorno de Isabel Preysler niega que ella avisara al fotógrafo. En la revista, la imagen no aparece firmada
Sin embargo, y a pesar del prestigio literario del Nobel, a la editorial Alfaguara le resulta imposible cuadrar el balance. El contrato que la editorial firmó con Balcells para la reedición de toda la obra de Vargas Llosa, que venía publicando Seix Barral, ronda el millón doscientos mil euros. Pero Mario es una máquina de hacer dinero aún a sus 79 años. Por el Nobel de Literatura, en 2010, ingresó algo más de un millón de euros; también cotiza al alza como conferenciante, articulista e incluso hace unos meses debutó como actor en el Teatro Español, dónde percibió alrededor de 10.000 euros por unas semanas de representación de 'Los cuentos de la peste'. Es complicado seguir la pista de las empresas o sociedades creadas por el matrimonio. En los archivos consultados por LOC, sólo aparece una Fundación Internacional para la Libertad, constituida en 2003 con sede social en la madrileña calle Serrano y de la que, curiosamente, el pasado 27 de mayo el Nobel fue nombrado presidente y único socio administrador. Quizás, éste fuera uno de los primeros pasos hacia la separación de los bienes que durante años ha ido adquiriendo el matrimonio, en régimen de gananciales.
A Isabel siempre le cuelgan la etiqueta de "caza fortunas", algo que no es cierto. La reina del papel couché tiene asegurados millonarios ingresos como imagen de varias marcas y por sus reportajes en su revista de cabecera. Otra cosa es que necesite estar activa para ser rentable. Tras un par de años casi apartada de los flashes por la enfermedad de su marido, el huracán Preysler regresa con más fuerza que nunca.

Casi 30 años de amistad

La amistad de la viuda de Boyer y el escritor peruano comenzó en julio de 1986, en San Luis, Misuri, cuando Preysler conoció a Mario Vargas Llosa durante una entrevista que le realizó para la revista '¡Hola!'. A partir de entonces, ella y su marido, Miguel Boyer, entablaron una bonita relación amistosa con el escritor y su mujer, que se ha mantenido hasta ahora, y enturbiada en algunos momentos por los rumores de un 'affaire' entre la filipina y el peruano.
Curiosamente (o no) la relación entre el político y la filipina se conoció también a través de una foto indiscreta
Así, en 1989, cuando el escritor era el candidato de la derecha a la presidencia de su país, en los cenáculos madrileños se empezó a hablar de esa posible relación, tal y como recoge Juan Luis Galiacho en su libro Isabel y Miguel: 50 años de la historia de España (Esfera de los Libros). "Para apoyar esta tesis se buscaron como fuentes 'personas cercanas a Julio Iglesias', que estaban dispuestas a afirmar las preferencias y la pasión irrefrenable de Isabel hacia el reconocido literato". Bulos a los que el matrimonio hizo siempre frente con decoro, incluso interponiendo demandas en los juzgados correspondientes.
Mario y Patricia también hicieron oídos sordos a estos rumores y continuaron su amistad con el matrimonio Boyer-Preysler. La última vez que se pudo evidenciar fue el pasado 29 de septiembre, cuando Mario y Patricia acudieron al tanatorio Parque de San Isidro (Madrid) para arropar a Isabel y su familia tras la muerte del ex ministro Boyer.
En 1989 se rumoreó que entre Mario e Isabel había un 'affaire'. Ambos, casados, se tuvieron que enfrentar al bulo
Curiosamente (o no) la relación entre el político y la filipina se conoció también a través de una foto indiscreta publicada en una revista. La imagen, en la que se podía ver a Boyer entrando a escondidas en el chalé de Isabel, puso fin a su matrimonio con Elena Arnedo, uno de los más estables de los socialistas y dio origen a la época del cambio: cambio de pareja, de estatus social, incluso de ideología. Así lo recoge Rosa Villacastín en 'El club de las "santas"' (Ed. Temas de Hoy), éxito de ventas, al contar con todo detalles los divorcios más escandalosos de la democracia. Pero no el único.
A Carlos Falcó, marqués de Griñón y entonces segundo marido de Isabel, le ocurrió lo mismo que a Patricia Llosa esta semana. Una mañana, al ir al kiosco, la revista Interviú publicaba un amplio reportaje en el que se hablaba sin tapujos de las repercusiones del romance entre Boyer y Preysler en la crisis abierta por su entonces salida del Gobierno, tal y como relata Villacastín. El marqués se negó durante tres años a aceptar la evidencia. Después puso punto y final al matrimonio con la filipina.
No fue más elegante Mario Vargas Llosa cuando dejó a su primera mujer, Julia Urquidi, por la sobrina de ésta, Patricia, a través de una carta, fechada el 10 de mayo de 1964. "[...] Es verdad que estoy enamorado de Patricia, y sé que esto no es una revelación para ti [...]. Tú podrás, quizás empleando armas indignas de ti, impedir que yo vuelva a ver a Patricia. Pero ni tú ni nadie tiene cómo destruir mi amor por ella". En el divorcio con Julia, el peruano le cedió los derechos de 'La ciudad y los perros', aunque después se los quitó. Tal vez sea ésa, la cesión de derechos, una de las fórmulas que el escritor utilice ahora, en su nuevo y millonario divorcio.
@PilarVidal2014
@azucenasmancebo

Mario, Julia, Wanda y Patricia en la rue Valadon

París, 1960. Mario Vargas Llosa vivía con Julia Urquidi, la tía Julia, los bellos años de la pobreza. Habitaban en un hotel, el Wetter, hasta que Wanda, la prima de Mario, la sobrina de Julia, cayó por la ciudad y propuso que se fueran a vivir los tres juntos a la calle Grenelle. Allí, según se cuenta en 'Aquellos años del boom', de Xavi Ayén (RBA), el matrimonio pasó algún apuro por los devaneos del escritor. Julia, agraviada, vivió algunas semanas con una amiga, pero volvió al hogar. Y entonces llegó una carta de Lima que anunciaba la llegada a Francia de Patricia, la hermana de Wanda, aún adolescente. ¿Podían hacerle hueco? Julia no quiso pero cedió y se preparó para otra mudanza, hasta la calle Valadon, en el distrito Siete. Y ahí, cómo decirlo, la vida se fue deslizando. Un día, JulioRamón Ribeyro se llevó a Patricia a un baile.Cuando volvieron a casa, Mario la riñó como se riñe a una hija ¿O a una amante? RIbeyro tomó nota de que algo raro pasaba. En junio de 1962, Wanda murió en un avión camino de Lima. En Perú, en pleno duelo, Mario le pidió a Julia que le dejara viajar solo a París. Después volvieron a convivir pero su matrimonio era una causa perdida. En 1964, de regreso a Lima para que Mario terminase 'La casa verde', el escritor le envió una carta a Julia en la que le confesaba que estaba enamorado de su prima. Llegó el divorcio, en el que Vargas Llosa cedió a Julia los derechos de 'La ciudad y los perros' y, un año después, la boda de los primos. Por esa época, Carlos Barral solía hacer una broma cuando algún amigo atribuía un romance al escritor: "No puede ser, si esa chica no es familia suya". García Márquez era más malvado: "La siguiente ya tiene que ser su hermana". Por LUIS ALEMANY
 http://www.elmundo.es/loc/2015/06/13/557b4037268e3ec4638b4598.html
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada