DIOS ES AMOR, MEJOR CON HUMOR

lunes, 16 de febrero de 2015

VIOLENCIA LGTB la violencia intragénero


Nacho, de 38 años, ganó un juicio contra su marido por malos tratos.

VIOLENCIA LGTB

Agredido por su marido

'Sufrí siete años de maltrato físico y mental'

  • Nacho es homosexual y fue uno de los primeros en denunciar la violencia intragénero


Tiene 38 años, es homosexual y fue una de las primeras personas en la Comunidad Valenciana que denunció un caso de violencia de pareja entre personas del mismo sexo. Y ganó el juicio. "Durante siete años sufrí maltrato físico y psicológico por parte del que entonces era mi marido: humillaciones, vejaciones y agresiones. Me mató la autoestima", relata Nacho, como prefiere que le llamen. Confiesa que perdió el control de su vida, que tuvo dos intentos de suicidio y que hoy, después de que todo haya acabado, e incluso después de que esté rehaciendo su vida con otro hombre, sigue en tratamiento psiquiátrico.
"El maltrato empezó después de casarnos. Estuvimos año y medio de novios y la relación fue perfecta. Luego empezó todo. Las dos primeras veces fueron agresiones físicas y durante los años siguientes fue maltrato psicológico: me controlaba, me vejaba y minó mi autoestima". Cuando ocurrió la última agresión no estaban juntos, sino intentando recuperar la relación. Firmaron la separación en 2013 y durante un año y medio trataron de retomar la relación. "Quise hacerlo porque, pese a todo, le quería con toda mi alma y tenía mucha dependencia de él", confiesa. En junio de 2014 terminó todo: "Me agredió nuevamente y fue entonces cuando me atreví a denunciar".
Tras esa última agresión, Nacho contactó con su abogada. "Después fui al centro de salud, donde me exploraron y me hicieron un parte de lesiones que llevé a la Guardia Civil de Burriana (Castellón). Un día después se celebró el juicio", relata. No hubo una sentencia firme porque los abogados y el fiscal llegaron a un acuerdo: una multa de 150 euros, trabajos sociales y una orden de alejamiento.
Su abogada, María Jesús Bodí, reconoce que no sabían cómo tratar una situación de este tipo. Al final, siguieron el mismo protocolo que con un caso de violencia de género, por lo que la redacción está en femenino. Por eso, cree que "es importante que la ley se modifique, al menos en la redacción. Es un componente para avanzar", opina Bodí.
En España, la violencia entre parejas de personas del mismo sexo aún no ha salido del armario y, como afirman los expertos, está en una situación en la que se encontraba hace años la violencia de género.
El psicólogo Juan Macías Ramírez, cofundador del Servicio de Atención a la Violencia Intragénero (Savi), explica que "la evolución sociocultural que en estos años se ha producido con la mujer" a la hora de identificar una situación de maltrato y sentir el respaldo profesional, legal y social, "no ha tenido lugar con las víctimas de violencia en parejas LGTB", las siglas que agrupan a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, "donde existe todavía una dificultad para identificarlas y reconocerlas".
Comunidades autónomas como Extremadura quieren reconocer como violencia de género este tipo de maltrato. Sin embargo, y en opinión de Anes Orellana, psicóloga del grupo Babalon Psicoterapia, "no se deben mezclar las violencias. Cada cual necesitaría su normativa y abordaje específico, ya que no estamos hablando de lo mismo".
La violencia entre parejas del mismo sexo en España es todavía invisible. De hecho, hay ciertas confusiones con la terminología. No se puede llamar violencia de género, «porque violencia de género implica violencia a una mujer por el hecho de ser mujer, donde se incluye, por supuesto, la pareja», afirma esta especialista. Aquí se usa como sinónimo violencia intragénero, pero el término más internacional sería violencia de pareja entre personas del mismo sexo. Anes Orellana explica que es en EEUU y los países anglosajones donde existe más legislación y programas específicos. También en Alemania y Francia se están realizando algunos proyectos.
En nuestro país se está empezando a tener en cuenta este tipo de violencia por parte, principalmente, de las asociaciones LGTB. Pero todavía las administraciones "no tienen conciencia de estos casos. Es necesario empezar a hacerlo y, sobre todo, empezar a formarse", afirma.
Una de las razones de la falta de visibilidad es que apenas hay estudios al respecto.
Otro elemento que influye es que la orientación sexual "puede ser un elemento de chantaje" en este tipo de relaciones -"Te voy a sacar del armario en tu trabajo si me dejas" o «"e lo voy a decir a tu madre"-.
"Igualmente, la homofobia, interiorizada a nivel familiar o social, debilita y hace más vulnerable a la persona implicada en una relación violenta", explica Macías Ramírez.
Por ello, los expertos insisten en que es importante asistir a centros de ayuda específica, preguntar en las diferentes asociaciones LGTB y valorar cada situación. Se trata de tomar conciencia de la situación y de que la persona recupere el control sobre sí misma. "Cuando se ejerce la violencia, una persona quiere tomar el poder sobre la otra. Por tanto, el trabajo consiste en devolver a la persona el poder que se le ha quitado", explica Macías Ramírez.
Ahora, pasados unos meses de la celebración del juicio, Nacho se pronuncia tajante sobre la violencia intragénero. "Animo a toda persona que esté en iguales o similares circunstancias a las que estuve yo a que no tengan miedo. Que denuncien. Que tomen de nuevo las riendas de su vida".
 
 http://www.elmundo.es/salud/2015/02/16/54e0d850e2704e53038b4582.html
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada